Aprender lenguas extranjeras es una necesidad ineludible para los estudiantes de hoy en día, ya que el nivel de desarrollo económico y cultural alcanzado por nuestra sociedad exige su dominio. Esta realidad lingüística impone grandes desafíos a los aprendices, ya que además del dominio de su lengua materna deben desarrollar su competencia comunicativa en determinada lengua extranjera y en distintos contextos comunicativos. Por esa razón, en La Devesa School, apostamos por el aprendizaje de las lenguas extranjeras tanto en el colegio como a través de experiencias culturales en diferentes países alrededor del mundo. Este mes algunos alumnos y alumnas de las etapas de ESO y Bachillerato han viajado a Graz, Austria.

Es fundamental entender que para aprender un idioma hay que vivirlo y la mejor forma hacerlo es viajar allí donde se habla, porque te empapas de él y de su cultura, ya que no se puede entender una lengua sin conocer el país donde se habla. Es cierto que tenemos metodologías que simulan situaciones reales que se darían en el país del idioma que queremos aprender, podemos dar toda una clase en alemán, inglés o francés, pero estamos en casa, en nuestra zona de confort, salimos y no escuchamos nada más en ese idioma, si no es por voluntad propia ( escuchar la radio, ver series en versión original, leer etc.)

Cuando viajas te enfrentas a lo desconocido y a ti mismo/a al fin y al cabo. La sensación de desesperación por no poder pedir un simple plato, un billete de metro y que la persona que tienes en frente te entienda, se transforma cuando fluye la comunicación. Ya no te sientes mal, al contrario, te sientes bien, feliz, has sido capaz. No depender de un traductor, potenciando la autosuficiencia, y la seguridad en sí mismo es uno de los beneficios de aprender una lengua. Cuando vamos a casa de alguien se establece una especie de contrato en el que debemos respetar sus reglas, igual que lo harán con las nuestras, tu forma de ver las cosas cambia, vas más allá de aquello que has hecho siempre y eso, enriquece. Además, hay artículos que demuestran que aprender un idioma aumenta el volumen del cerebro y mejora la memoria. Todo son beneficios ¿por qué no me he ido de intercambio todavía?

Parte del alumnado de 3º, 4º de la ESO y 1º de Bachillerato de La Devesa School Carlet han decidido descubrir, y descubrirse, en el intercambio que tendrá lugar del 10 al 17 de diciembre en Austria y nosotras, las profesoras, con ellos. No todos estudian alemán, algunos estudian francés y ambos tienen algo en común: haber entendido que los idiomas y las experiencias siempre suman. Durante toda esta semana van a asistir a clases, verán las costumbres de las familias y harán excursiones para descubrir el país.

¿Se os ocurre algún punto en contra para no ir de intercambio? No vale el miedo a salir de la zona de confort, porque os aseguramos que superar ese miedo ofrece más de lo que nos quita.

0
Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *