El Modelo del Parlamento Europeo es una situación de aprendizaje en la que los alumnos toman decisiones sobre cuestiones de actualidad. Como si fuese un juego, representan el papel de europarlamentarios. Investigan, debaten y consensuan propuestas sobre las mejores soluciones de temas tan complejos como el orden geopolítico y la defensa de Europa; la inteligencia artificial, los nuevos espacios digitales y la protección de los Derechos Humanos; el empleo juvenil y el futuro de la juventud europea y, por último, la crisis de suministros y el papel de Europa en el comercio internacional.

Se trata de una actividad que involucra el desarrollo del pensamiento crítico, la creatividad, la empatía y la oratoria. Tiene como objetivo enseñar el significado del respeto y la importancia del consenso en la vida ciudadana. La idea es que esta actividad no sea solo un debate para practicar la oratoria, sino que fomente el encuentro y la unión entre las personas, en lugar de causar desencuentros.

El alumnado comienza con la investigación del tema, prestando mucha atención en contrastar fuentes de información e identificar necesidades ciudadanas. Después, se escenifica el trabajo de las comisiones parlamentarias. Cada comisión está encargada de redactar la resolución de uno de los temas. Este trabajo es sometido a revisión en las delegaciones, que se encargan de preparar preguntas y enmiendas que permitan mejorar la resolución. Finalmente se concluye en una asamblea general que debe aprobar o rechazar la resolución.

La asamblea es la fase más importante. Los alumnos presentan su trabajo a la evaluación, no de los profesores, sino de ellos mismos. Los discursos y debates son muy intensos, esforzándose en encontrar los mejores argumentos que ultimen la mejor resolución. Todas estas intervenciones se realizan en un marco de respeto y confianza, regulado por un estricto protocolo. Además, este protocolo permite al alumno meterse en el papel europarlamentario y disfrutar de su experiencia. Porque no hay nada como aprender jugando. Se trata, por tanto, de un juego con el que descubren y aprenden algo tan importante como a pensar y a expresarse.