El Reto 20/30, organizado por la Universidad Europea de Valencia en colaboración con la Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE), se realizó a finales de noviembre. En esta edición, más de 200 estudiantes de Bachillerato de la Comunidad Valenciana y Murcia se sumaron a este desafío de emprendimiento centrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), disfrutando de una experiencia educativa basada en la creatividad, el trabajo en equipo y la innovación. 

Después de la presentación inaugural, se distribuyeron los retos que, en esta quinta edición, abordaron tres desafíos cruciales: abuso de sustancias adictivas, acceso a la tecnología e Internet, y estrategias innovadoras para promover la paz y la justicia. 

El equipo de la Devesa se enfrentó al desafío relacionado con el ODS 3, centrado en ‘Salud y bienestar’. La tarea consistía en presentar soluciones originales e innovadoras para fortalecer la prevención y el tratamiento del abuso de sustancias adictivas, incluyendo el uso indebido de estupefacientes y el consumo nocivo de alcohol. 

Los catorce alumnos del colegio, bajo la orientación de una profesora de la Universidad Europea, demostraron su ingenio a través de una lluvia de ideas, en la que surgiendo propuestas que clasificaron en tres categorías: medidas sociales, educativas y personales. Las primeras implicaban acciones legales y sociales para dificultar el consumo y tratar el abuso. Las segundas se materializaron en un programa educativo para secundaria, centrado en situaciones de aprendizaje que generaban conciencia sobre los peligros del consumo de sustancias adictivas. La tercera categoría abordó acciones y compromisos personales. 

Dada la cantidad de propuestas, el equipo optó por centrarse en la solución educativa. Consideraron que la educación es la forma más efectiva de prevención. Para respaldar su presentación, crearon una infografía impactante que captó la atención del jurado de la Universidad Europea de Valencia durante la presentación virtual. Este enfoque directo y decidido llevó al equipo a alcanzar una destacada segunda posición. 

Más allá de los reconocimientos, el verdadero premio radica en el aprendizaje obtenido durante esta jornada. Trabajar en equipo para desarrollar una solución a un desafío real de nuestra sociedad no solo es gratificante, sino que fortalece las habilidades emprendedoras del alumnado.